A propósito de la envidia

"La envidia va acompañada habitualmente de diversos sentimientos que se entremezclan: pena, rabia, tristeza, pesar, malestar, enfado, impotencia, autodesprecio y hostilidad, entre otros" explica María José Aibar"

Leí un artículo de Valentín sobre la envidia el cual es excelente. Así como Valentín muchos de los que entramos a blog.com.es, hemos subido a nuestras bitácoras artículos relacionados con la envidia; no obstante no se nos había ocurrido postear alguno dónde se dieran consejos de como superarla, por lo que he traído este artículo desde http://www.consumer.es/web/es/salud/psicologia Es bastante extenso para que tengan material que les ayude a entender que no es cualquier cosa sentir envidia. Que este sentimiento egoísta puede llegar a enfermar a la persona que lo posea y la misma es incapaz de entender lo que le está sucediendo...

Causas de la Envidia y como superarla:

¿Sentimos envidia todos por igual o existen personas con mayor predisposición a padecer este molesto sentimiento? Los expertos señalan que algunas características de la personalidad pueden predisponer a unos mayores sentimientos de envidia, pero también ejercen una gran influencia los factores sociales, culturales y ambientales, que van conformando el perfil de alguien envidioso. Algunos rasgos que lo definen son los siguientes:

¤ Personas con baja percepción de su valía personal, que no se gustan a sí mismos.
¤ Egocentrismo.
¤ Personas que actúan motivadas por la ira.
¤ Personalidades antisociales, histriónicas o narcisistas.
¤ Personas mediocres, menos maduras y más neuróticas.
¤ Personas invadidas por temores, contradicciones y conflictos.

Estos rasgos que caracterizan al envidioso evidencian al mismo tiempo cuáles son las causas que provocan la envidia. En opinión de Vicente Madoz, el origen profundo de la envidia suele ser la insatisfacción con uno mismo, el no gustarse ni aceptarse, no haberse perdonado ni haber hecho las paces consigo mismo. "En general, tiene mucho que ver con lo que llamamos rasgos neuróticos del carácter", dice.

En cuanto a la relación de la envidia con los factores culturales y sociales, es necesario destacar la influencia que ejercen en la actualidad los medios de comunicación porque transmiten la mentalidad de una sociedad consumista. Se utiliza la envidia como motivador para potenciar el consumo. "No es casualidad que en dos recientes anuncios de automóviles se use la envidia de forma explícita. Los medios de comunicación nos transmiten multitud de estereotipos relacionados con la felicidad. Por eso envidiamos lo que no tenemos y pensamos que si lo conseguimos nos envidiarán", asegura María José Aibar.

Las alteraciones producidas por la envida dependen en gran medida de la capacidad de autocrítica de cada persona. Por su parte, el psiquiatra de la Fundación Argibide cree que si la envidia se reconoce y expresa, probablemente se pueda llegar a controlar y manejar, encaminándola a algún fin positivo. Si se niega o rechaza su existencia, la envidia busca formas de expresión negativas como la inquietud, angustia, rabia, dolor, etc. "En definitiva -dice el experto- no dominar la envidia es autodestructivo para quien la padece porque no le deja crecer ni desarrollarse, y puede llevarle a posturas absurdas de desprecio, o ridículas conductas de imitación grotesca".

Por todo ello los profesionales de la psicología y la psiquiatría aportan algunos consejos para prevenir la envidia o superarla cuando ya nos domina:

¤ Aceptar y permitir la envidia como una emoción natural que nace de las necesidades humanas despojándola de sus connotaciones negativas.
¤ Manejar los sentimientos y comportamientos negativos derivados de la envidia.
¤ Conocernos mejor a nosotros mismos y aceptar nuestras carencias o miserias.
¤ Perdonarnos nuestras limitaciones.
¤ Ajustar nuestros deseos a nuestras capacidades y posibilidades.
¤ Gustarnos y disfrutar de todo lo que somos capaces de hacer con nuestros recursos.
¤ Reconocer que algunas situaciones o personas provocan envidia.
¤ Evitar en la infancia excesivas e innecesarias comparaciones.
¤ Procurar que la educación de los niños potencie un talante solidario y abierto, que estimule alegrarse del bien ajeno.

http://www.consumer.es/web/es/salud/psicologia/2004/09/27/109478.php?page=2
Imagen: http://www.organelle.org/organelle/cainandabel/cain_and_abel.jpg